Salud - Alimentación


Los Cinco Ritos Tibetanos


Sugerencias antes de empezar a practicar Los Cinco Ritos Tibetanos:

  • Estar atentos a la respiración.
  • Utilizar siempre una esterilla o manta doblada para no recibir el frío del suelo.
  • Ser constante y practicar los ritos al menos 6 veces por semana.
  • Cada uno tenemos distinto grado de facilidad para ejecutar las diferentes prácticas, podemos llegar allá donde nuestra condición física actual nos permita, la práctica aumentará gradualmente nuestra flexibilidad y resistencia.
  • Empezar con tres series de cada uno e ir aumentando dos por semana hasta llegar a las 21 que practicaremos a diario.
  • A partir de los 4 meses de práctica continuada podemos, si queremos, practicar los Ritos 2 veces al día.
  • Una alimentación sana y equilibrada nos ayudará a potenciar los efectos.

-----------------------------------------

La cocina según las estaciones del año

La cocina según las estaciones del año.En la cocina macrobiótica se tiene muy en cuenta cómo adaptar nuestros menús a cada estación del año. La razón es que cada una nos somete a unas condiciones energéticas (de presión atmosférica, temperatura, humedad, luz) especiales y si nosotros somos capaces de fluir con ellas y armonizar nuestro cuerpo con el ambiente vamos a sentirnos mucho mejor, a ser más resistentes a enfermedades de ajuste temporal, y a tener mucha más energía.

En la medicina oriental, de la cual toma su base teórica la macrobiótica, se considera que en cada estación hay una energía que predomina en la naturaleza (que tiene unas cualidades de dirección, temperatura...), un par de órganos que se activan en el cuerpo tomando funciones adicionales a las que normalmente hacen durante el resto del año, un sabor y un color que estimulan esos organos en su buen funcionamiento y que en exceso los desequilibran. Cuando nuestros órganos están en equilibrio nuestras emociones también lo están, así nos sentiremos bien no sólo físicamente sino con buen ánimo, alegría, coraje y capacidades positivas como el buen discernimiento y la fuerza de voluntad entre otras.

Así la madre Naturaleza nos ofrece en la huerta para cada estación las verduras y frutas que ayudan a nuestro cuerpo a equilibrarse más armónicamente con el ambiente y que además ayudan a nuestros órganos principales a funcionar correctamente. Esto es lo que llamamos vivir en armonía con el entorno, por eso en la macrobiótica hacemos tanto hincapié en que se consuman verduras y frutas locales y de la estación.


Veamos algunas recomendaciones generales:


Verano Tardío

En la filosofía oriental contamos con esta estación en el año, que se ubica después del verano y antes del otoño. Podemos distinguirla del verano porque aunque todavía hace calor las temperaturas descienden, empiezan a refrescar las noches, los días se hacen más cortos e incluso caen las primeras lluvias. Normalmente comienza a principios de septiembre y termina a mediados de octubre (o un poco antes o un poco después). Es importante recalcar que en la medicina oriental las estaciones no empiezan ni terminan según un día especial del calendario, las ubicamos según la climatología, según los cambios que notamos por eso cada año pueden variar un poco en su duración o su comienzo.

En el verano tardío toda la naturaleza se calma de la vibración tan grande del verano, las verduras de la huerta echan sus últimos frutos de la temporada, que suelen ser los más dulces pues han acumulado todas las horas de sol de la estación anterior. Nos referimos a uvas, higos, melones y calabazas de verano por ejemplo. Los campos se vuelven más dorados y empiezan a marronear algunas plantas, que aunque aún no han perdido sus hojas están en su camino hacia el otoño.


Nuestras emociones también se calman, empezamos la vida después de las vacaciones, más centrados, con nuevos proyectos para el nuevo curso que comienza, y con menos ganas de salir y hacer excesos tanto en horarios como de placeres culinarios. Es el momento de retomar la vida más ordenada.
La energía de esta estación tiene el nombre de Energía Tierra. El color del verano tardío es el amarillo y el sabor es el dulce natural. Los órganos principales son el estómago y la pareja del bazo-páncreas. Nuestro objetivo energético a conseguir con la comida es relajarnos, centrarnos y empezar a calentarnos para preparar nuestro cuerpo a los cambios más bruscos de temperatura que se avecinan con el otoño.

Así planificaremos unas comidas que aumenten la energía tierra de nuestro cuerpo, con sabores más dulces y colores más amarillos, facilitando el trabajo de nuestros órganos. Evitaremos por supuesto lo que daña especialmente estos órganos. Por ejemplo algunas recomendaciones para adaptar nuestros menús son usar un poco más de fuego y sal en la cocina, menos cantidad de ensaladas y frutas crudas, menos cantidad de aceite crudo que enfría mucho el cuerpo, más compotas dulces de frutas y verduras, dando a nuestros platos un sabor más dulzón con las verduras de la estación. Haremos purés dulces de calabazas y boniatos, guisos de legumbres con castañas dulces y por supuesto el mijo, el rey de los cereales en el verano tardío.

Otoño

El otoño es la estación que sigue al verano tardío. Las temperaturas bajan bruscamente, comienzan los fríos y las lluvias, aumenta la humedad en el ambiente y las horas de luz disminuyen. Toda la naturaleza se aquieta y empieza a recogerse: muchos árboles pierden sus hojas, las plantas crecen más lentamente, los animales tienen menos actividad, la noche llega antes y con ella la calma.

Si estamos en armonía con el entorno también nosotros empezamos a sentir una mayor necesidad de recogimiento e interiorización. Hay que ir preparando el cuerpo para los fríos más intensos del año, que llegarán con el invierno.

La energía predominante en el ambiente es la Energía Metal, el color es el blanco y el sabor el picante. Los órganos principales de la estación son los pulmones y el intestino grueso.

El objetivo energético del otoño es reforzar y remineralizar el cuerpo, para que pueda resistir bien el cambio a la estación más fría del año.

Algunas de las recomendaciones aquí son dar un toque especial de energía metal a nuestros menús. Con verduras de la estación como los rabanitos y los nabos, que son blancos, y otras verduras de raíces que nos ayudarán a ir cerrando nuestro cuerpo y guardando nuestro calor. Usaremos más cantidad de fuego en los platos, un poco más de condimentos salados y picantes para realzarlos, insistiremos en las algas, y por supuesto daremos prioridad al rey de los cereales en el otoño que es el arroz integral.

Invierno

El invierno es la estación más fría del año. Toda la naturaleza está en profunda interiorización, es el momento de hibernar de algunas especies animales, las plantas crecen muy lentamente, los árboles de hoja caduca han perdido todas sus hojas. Los días tienen las noches más largas y muy pocas horas de luz. Todo duerme, en apariencia. En realidad hay una profunda actividad, en el interior: las plantas y los animales están reponiendo reservas para la enorme energía que supone la explosión de vida y color que es la primavera.

Si danzamos el baile de la naturaleza esta será la estación del año en que más durmamos, menos ganas tengamos de salir y relacionarnos, nos volvamos más caseros, más en nuestras cosas, en nuestros proyectos, nuestro trabajo y nuestra familia. Es la estación para el recogimiento.
La energía predominante en el invierno es la Energía Agua, el color es el azul marino y el sabor el salado. Nuestros órganos predominantes son los riñones y vejiga junto con el aparato reproductor. Nuestro objetivo energético a conseguir con la cocina es nutrir y remineralizar el cuerpo.

Es el momento de reponer nuestras reservas de nutrientes, de minerales y de grasas, que nos ayudarán a soportar los fríos más intensos del año. Por eso es la estación del año en que más comemos, con más platos densos y calientes. Algunas recomendaciones para adaptar nuestra cocina al invierno es aumentar la cantidad de fuego empleada en cocinar nuestros platos, y la cantidad de sal o condimentos salados. Comer mayor cantidad e algas, usar las verduras de la estación con preferencia las de raíz, que nos calentarán en profundidad y evitar aquellos alimentos que dañan nuestros riñones. El rey de los cereales en esta estación es el trigo sarraceno.

Primavera

La primavera es la estación del año en la que todo estalla en una explosión de vida exuberante. Las plantas crecen muy rápido cubriendo de verde zonas aparentemente muertas, las flores visten los campos de colorido, los animales salen de su quietud para poblar los campos de bichitos, insectos, animalitos, es la estación de la cría, de la reproducción. Los días se alargan y el frío cesa para dejar paso al sol y sus bondades.

Si estamos en armonía con esta estación sentiremos que también nosotros recuperamos una energía especial, una vitalidad más grande. Tenemos más ganas de salir y divertirnos, hacer la limpieza general de la casa, poner en orden asuntos y nos volvemos más activos.

La energía predominante en la naturaleza es la Energía Árbol, el sabor es el ácido y el color el verde limón. Nuestros órganos más activos son el hígado y la vesícula biliar. El objetivo energético a conseguir con la cocina es activar y depurar el cuerpo.

Es el momento de librarse de esos kilos de más acumulados durante el invierno, aligerar nuestro cuerpo y enfriarlo ligeramente para sentirnos mejor con los calores que empiezan a llegar. Algunas recomendaciones para conseguirlo son cocinar con menos grasas, sal y fuego, aumentar la cantidad de ensaladas frescas en nuestros platos, usar estilos de cocción más dinámicos como los salteados cortos y la plancha. Y por supuesto dar un toque ácido a nuestros platos con hierbas frescas, cítricos, y otros condimentos especiales. Los reyes de los cereales en esta estación son el trigo y la cebada, por su efecto depurativo y enfriante.


Verano

El verano es la estación del año en la que la energía llega a su máxima espansión, para luego empezar a declinar. La fuerte energía ascendente de la primavera, que ha llenado la naturaleza de colorido y de vida, comienza a calmarse. A finales de junio los días empiezan a acortarse.

Nosotros nos armonizamos con el medio ambiente relajándonos y calmándonos. Seguimos activos, pues los días son largos y la luz y el calor favorecen un ánimo alegre y las ganas de salir y disfrutar del mar y las actividades al aire libre. Sin embargo es un tipo de actividad más distendida. Al mismo tiempo, las frescas noches veraniegas unidas a las vacaciones, se prestan a reuniones y celebraciones, contribuyendo a ese ambiente festivo y relajado del verano.

La energía predominante en la naturaleza es la Energía Fuego. El color del verano es el rojo y el sabor el amargo. Los órganos predominantes en esta estación son el corazón y el intestino delgado. El objetivo energético a conseguir con la cocina es enfriar, abrir y relajar nuestro cuerpo para poder sobrellevar el calor extremo propio de la estación.

Así algunas recomendaciones aquí son usar alimentos más frescos y menos cocinados, con menos sal, menos fuego y más agua. Aumentar la ración de ensalada, usar hierbas aromáticas frescas y más fruta cruda que en la estación es abundante. Disminuir la porción de proteínas de nuestro menú (por hacer las digestiones más pesadas y aportar calor). Por supuesto no olvidarnos de dar un toque amargo a nuestros platos con verduras y condimentos. El rey de los cereales en esta estación es el maíz.


NOTA: Todas las indicaciones apuntadas en esta breve entrada son ampliamente desarrolladas en nuestro curso "Cocina energética y natural estacional". Dónde podrás aprender en detalle las funciones de los nutrientes en el cuerpo, en qué alimentos están los nutrientes de mejor calidad, cómo elaborar menús equilibrados y organizar el menú semanal, y además comprender en detalle las cualidades del yin-yang, cómo adaptar los menús a cada estación, qué verduras y condimentos son propios de cada estación, cuáles son las funciones principales de los órganos predomianantes en cada estación, qué significa en el plano emocional tener los órganos en equilibrio y en desequilibrio ¡y mucho más!

----------------------------------------------

Razones para practicar yoga

Si cuando te estiras (algo que ocurre en los años bisiestos) pareces un sonajero, puede que tu cuerpo esté intentando decirte algo.

La flexibilidad de tus arterias guarda relación con la de tu cuerpo. Con esta y otras afirmaciones, la ciencia moderna apuntala algo que los yoguis llevan siglos defendiendo: el poder de esta disciplina para mantener saludables cuerpo y mente y desacelerar el proceso de envejecimiento. Si no te parecen razones suficientes, sigue leyendo.

Decía B.K.S. Yyengar, fundador de una de las escuelas de yoga más seguidas en el mundo, que mientras puedas respirar, puedes hacer yoga. Hay un número cada vez mayor de personas de edad avanzada practicando una disciplina que también es apropiada, con las modificaciones necesarias, para personas con movilidad reducida o enfermedades crónicas. Pero su gran maleabilidad permite que sea igualmente beneficiosa para jóvenes atléticos.

Vayamos por partes. El yoga seguramente será apropiado para ti si:
1. Cuando te estiras, algo que ocurre en los años bisiestos, pareces un sonajero.
2. Tus hombros cada vez están más cerca de tus orejas.
3. Es un suplicio cortarte las uñas de los pies.
4. ¿Era una ensalada o un elefante? Tus digestiones son pesadas.
5. Los gimnasios te horrorizan, la piscina te aburre, eres bajito para el baloncesto, miedoso para la bici y poco agresivo para el fútbol.
6. Si no estás estresado es que estás durmiendo. Y esto no sucede con frecuencia.
7. Ni zumos de naranja ni complejos vitamínicos: coges todos los virus de la oficina.
Hay tantas razones para iniciar una práctica de yoga como personas: lo importante es dar con el estilo y el profesor apropiado. Una vez ahí, comenzarás a notar sus beneficios desde el primer día.

No sólo tu cuerpo se acostumbra en un periquete a su sesión de ásanas (o posturas), y se resiente si no recibe la ración correspondiente. La mente encuentra acomodo y paz en el instante en que toma contacto con el cuerpo, siempre anclado en el presente, en lugar de escaparse en todas direcciones, como hace habitualmente. Como dice Maite Crespo, directora de Todoyoga, "con nuestro cuerpo, nuestra respiración y nuestra mente podemos fabricar pausas de serenidad”.
Quizá lo hayas escuchado antes: yoga significa unión. Unión del cuerpo y la mente (y, si eliges verlo así, también con tu alma). Y, por otra parte, unión con lo que eres en este momento, con lo que te toca vivir en este instante. “Cuando trabajas con constancia y determinación con este objetivo, tu vida se llena de alegría y satisfacción”, dice Pau Castellsagué, del estudio Om Shanti, en Girona.

He aquí un pequeño resumen de lo que puedes conseguir con una práctica regular de yoga (al menos una hora dos días por semana):

1. Mejora tu flexibilidad, tu fuerza y libera la tensión muscular. Toma conciencia de cómo te mueves: una sencilla rutina de ásanas puede ayudarte a que te libres de ese persistente dolor de espalda, y fortalezcas notablemente tu musculatura. 
2. Mejora la digestión. Posturas como Uttanasana son muy eficaces contra el estreñimiento (por cierto, ¿sabías que el yoga es una herramienta eficaz para perder peso?)
3. Toma conciencia del vínculo entre tu respiración y tu estado de ánimo. El Pranayama o control de la respiración es una herramienta muy valiosa para tomar las riendas de tus emociones y no dejarte arrastrar por la primera reacción ante situaciones incómodas. El yoga propone diferentes tipos de respiración para calmar la mente, proporcionar calor o expulsar toxinas, por ejemplo.
4. El yoga contribuye a estimular el sistema inmunológico, y es una herramienta eficaz para eliminar toxinas e incrementar los niveles de energía. Hay largas series de posturas para esos tres aspectos.

La ciencia comenzó hace poco a ratificar la veracidad de unos beneficios que los yoguis vienen defendiendo desde hace 5.000 años, cuando esta disciplina nació en India. Y no sólo funciona para lo más evidente -e, insistimos, fácilmente comprobable- como el dolor de espalda o la ansiedad. Es  también útil para combatir inflamaciones o para el corazón, según estudios como el publicado recientemente en el Journal of Alternative Medicine (pdf).

Una buena práctica de yoga te ahorrará muchas visitas al médico. Dicen los yoguis que el tiempo que tenemos asignado no se mide en años, sino en respiraciones. Si no quieres malgastarlo, estírate.
(PS: volveremos con una guía para ayudarte a encontrar el estilo más apropiado para ti, y dónde practicarlo).

 ---------------------------------------------------------------

Ciruela umeboshi

Alimento Medicinal: La UMEBOSHI (Ciruela Japonesa).

Ume significa ciruela y boshi, seca. Por tanto la umeboshi es una ciruela sin madurar fermentada durante casi dos años. Algunas marcas, para darles sabor y color las conservan con hojas de shiso, una hierba aromática de la menta, exclusiva de Japón. La fermentación con sal y hojas de shiso incrementa su contenido en ácido cítrico, que es utilizado por nuestro cuerpo para descomponer el ácido láctico -que genera fatiga o agujetas-, en dióxido de carbono y agua.
En la Macrobiótica, la Umeboshi se considera un alimento medicinal e imprescindible en la cocina. Su acidez neutraliza el exceso de carnes, sal, huevos (alimentos yan), mientras que su sabor salado neutraliza nuestros excesos de azúcar refinado, zumos (alimentos yin) etc. Por tanto, estimula el intestino, el hígado y la vesícula biliar alcalinizando nuestra sangre y aumentando nuestras defensas.
Tengo que advertir a aquellos que se aventuren a probarla por primera vez, que es muy salada y ácida al principio. Así que al principio, es mejor lavarla con agua fría y tomar una puntita de la ciruela dejándola en la boca hasta que se deshaga. Los macrobióticos las tomamos de diversas formas: en ayunas si estamos enfermos o nos hemos excedido en alimentos extremos (proteína animal, frutas, etc.); antes de las comidas para estimular la digestión; mezcladas con el arroz o con la verdura o acompañando la proteína animal; para elaborar aliños con aceite de oliva y tamari (salsa de soja); o mezclándolo con kuzu en los procesos gripales y en los trastornos intestinales.

Es muy importante recordar que sólo se toma en pequeñas cantidades, ya que en poco concentra una cantidad enorme de propiedades:

- Alcaliniza nuestra sangre manteniendo el pH equilibrado.
- Minerales importantes como hierro, calcio y magnesio, ayudando al cuerpo a su absorción.

- Imprescindible para desequilibrios intestinales: diarrea y estreñimiento. Combinado con kuzu es el remedio perfecto. Alivia la acidez estomacal.

- Metaboliza el exceso de azúcar.
- Al igual que las algas, elimina la radioactividad.
- Útil para los mareos del viajero.
- Previene el estrés, cansancio y envejecimiento.

- Para activar el metabolismo, para el dolor de cabeza, para la fatiga, se recomienda el té ume-so-bancha, un té de tres años con una cucharadita de salsa soja (shoyu), cinco gotas de zumo de jengibre y media ciruela umeboshi. Se mezcla bien y se toma calentito.

 

Haciendo pasta ume en el suribachi (mortero japonés).

Además de encontrarla en forma de ciruela, la tenemos en forma de pasta, llamada Ume o bainiku ekisu, es una especie de pasta de color oscura con las mismas propiedades; en forma de vinagre para aderezar con unas gotas nuestros platos, dándoles un sabor característico entre salado y ácido.

Tengo entendido que en la provincia de Cuenca, se preparan unas ciruelas como umeboshi y se usan como remedio de los intestinos, dolor de cabeza, etc.

Si deseáis más información, no dudéis en consultarme.

Mucho cuidado de no excederos y ojo con las personas con hipertensión y los niños.
Como siempre digo, buscar el equilibrio, por mucho que tomemos no nos hará más efecto. Menos es más y sobre todo con la umeboshi es totalmente cierto.
Salud y Buenos Alimentos.
Yodisasi


El Ume es también mucho más rico en ácidos orgánicos que cualquier otra fruta (especialmente ácidos cítricos y fosfórico). Estos ácidos no se descomponen en el proceso de la fermentación.
El efecto alkalino del umeboshi
Podemos mantener regularmente un débil estado alkalino con el pH (7.35 approximadamente) en nuestra sangre consumiendo umeboshi. Sin exagerar esta ciruela ha sido nombrada "la reina de la comida alkalina". Consumiendo 10 gramos de umeboshi podemos neutralizar la acidez creada por consumir 100 gramos de azúcar.
Esto es debido a tres factores:
* La abundancia de ácido cítrico hace la absorción mucho más fácil de otros alimentos en el intestino delgado, de minerales alkalinos, tales como el hierro, magnesio, etc. El ácido cítrico se combina con los minerales de otros alimentos, creando una sal mineral que es fácil de absorber.
* El umeboshi en sí contiene alta cantidad de minerales alcalinos tales como el hierro, calcio, manganesio, potasio, etc. Como estos minerales son digeridos con la presencia del ácido cítrico, se asegura su absorción.
* El ácido cítrico descompone el ácido láctico en nuestra sangre y tejidos.
Otros componentes del umeboshi
Los distintos ácidos que se encuentran en el umeboshi ayudan a:
* estimular el funcionamiento del hígado. El umeboshi también ayuda a limpiar las químicas artificiales de nuestro organismo.
* acelerar el movimiento peristáltico de los intestinos; tiene un efecto antiséptico, y promueve la digestión de las proteínas.
* El ácido que se encuentra en la piel del umeboshi también tiene un efecto laxante.
Efectos fisiológicos generales del umeboshi
*La prevención de la fatiga: La fatiga es a menudo un resultado de la acumulación de ácidos, que no son descompuestos lo suficientemente rápido para nuestro metabolismo. Nuestra sangre se vuelve ácida cuando consumimos alimentos muy yin o muy yang (tales como el azúcar, harina refinada, y productos animales), también por la falta de oxígeno (por falta de movimiento o ejercicio). Para entender mejor yin y yang ver el siguiente archivo: yin y yang
Cuando la sangre se vuelve más ácida nos vuelve más susceptible a las enfermedades infecciosas, del hígado, y enfermedades relacionadas con el envejecimiento. Tal como mencionamos con anterioridad el umeboshi ayuda a descomponer rápidamente el exceso de ácidos en el organismo.
* La prenvención del envejecimiento: El envejecimiento es simplemente un proceso de oxidación. El umeboshi y el tamari tienen un efecto de anti-oxidación en la sangre.
*La estimulación de la desintoxicación: El umeboshi suministra energía continuamente a las células activas tales como las células del riñón y el hígado. De esta manera estos órganos pueden hacer su función de desintoxicación a un nivel mucho más eficiente. La combinación de estos tres rasgos fisiológicos del umeboshi sirven para rejuvenecer el cuerpo y aumentar la vitalidad.
¿Cómo utilizar el umeboshi?
Se puede tomar un umeboshi tal y como viene, o mezclarlo con agua caliente o té kukicha o bancha, o también se puede mezclar con el arroz integral y hacer bolas de arroz.
Se puede utilizar el umeboshi para:
* Exceso de acidez en el estomago
* Problemas intestinales
* Cansancio
* Después de consumir un alimento dañino tal como es el azúcar.
La falta de apetito
La falta de apetito puede tener numerosas causas: problemas del estómago, hígado, preocupación, calor, etc. El umeboshi estimulará la secreción normal de nuestros jugos gástricos. (Estos son remedios generales para el adulto, para niños es mejor preguntar).
Estreñimiento
Si sufres de estreñimiento tomar cada mañana una ciruela de umeboshi con té bancha o kukicha. Tomarlo inmediatamente al levantarse o con el desayuno.
Mal aliento
El mal aliento puede tener numerosas causas: problemas dentales, de las encías, problemas estomacales, fermentación intestinal, problemas de los pulmones, etc. Cualquier afección acompañada por un proceso de degeneración intensa resultará en un mal olor. El umeboshi tiene un efecto anti - putrificante.
Resaca
La resaca es resultado de intoxicación alcohólica y se puede manifestar como náusea, vómitos, dolores de cabeza, vértigo, etc. Remojar el umeboshi durante 5 minutos en agua caliente o en té kukicha o bancha, beber el líquido y comer la ciruela.
Mareos
Las mujeres embarazadas a menudo se antojan por productos ácidos tales como el limón o el pomelo. Este antojo puede incluso ser la primera señal de embarazo. Durante el embarazo la sangre tiene la tendencia de ser más ácida. Siguiendo sus antojos la mujer embarazada intuitivamente intenta alcalinizar su sangre. Sin embargo si se alimenta de productos que producen acidez tales como el pan blanco, azúcar, carnes etc., su sangre permanecerá ácida, y empezará a experimentar náusea y vómitos. El vómito en las mañanas a menudo se considera como un síntoma obligatorio o normal del embarazo. No lo és, y es incluso dañino. Significa que la sangre de la mujer embarazada está continuamente ácida, y esto afectará varios de sus órganos y estructuras, tales como el higado, huesos y dientes, y finalmente la producirá cansancio. Una buena manera de prevenir los mareos matinales es tomar una ciruela de umeboshi en cada comida, y equilibrar la dieta diaria.
Cuando se producen las ciruelas de umeboshi también se añaden hojas de color púrpura en los barriles, estas se conocen como hojas de shiso. Estas hojas son ricas en clorofila, vitamina A, B2, C, calcio, hierro y fósforo. También contienen un acido que ayuda a disolver el colesterol.
Puede también calmar el sistema nervioso, activar el sistema digestivo, usarse en casos de resfriados comunes, tos, etc.
(Fuente: Michio Kushi)

Haciendo pasta ume en el suribachi (mortero japonés).


Además de encontrarla en forma de ciruela, la tenemos en forma de pasta, llamada Ume o bainiku ekisu, es una especie de pasta de color oscura con las mismas propiedades; en forma de vinagre para aderezar con unas gotas nuestros platos, dándoles un sabor característico entre salado y ácido.

Tengo entendido que en la provincia de Cuenca, se preparan unas ciruelas como umeboshi y se usan como remedio de los intestinos, dolor de cabeza, etc.
Si deseais más información, no dudéis en consultarme.

Mucho cuidado de no excederos y ojo con las personas con hipertensión y los niños.
Como siempre digo, buscar el equilibrio, por mucho que tomemos no nos hará más efecto. Menos es más y sobre todo con la umeboshi es totalmente cierto.
Salud y Buenos Alimentos.
yodisasi
www.nutricionencasa.com

Tomado de http://nutricionencasa.wordpress.com/2010/01/16/alimento-medicinal-la-umeboshi-ciruela-japonesa/

El Ume es también mucho más rico en ácidos orgánicos que cualqier otra fruta (especialmente ácidos cítricos y fosfórico). Estos acidos no se descomponen en el proceso de la fermentación.

El efecto alkalino del umeboshi

Podemos mantener regularmente un débil estado alkalino con el pH (7.35 approximadamente) en nuestra sangre consumiendo umeboshi. Sin exagerar esta ciruela ha sido nombrada "la reina de la comida alkalina". Consumiendo 10 gramos de umeboshi podemos neutralizar la acidez creada por consumir 100 gramos de azúcar.

Esto es debido a tres factores:
* La abundancia de ácido cítrico hace la absorción mucho más facil de otros alimentos en el intestino delgado, de minerales alkalinos, tales como el hierro, magnesio, etc. El ácido cítrico se combina con los minerales de otros alimentos, creando un sal mineral que es facil de absorber.
* El umeboshi en sí contiene alta cantidad de minerales alcalinos tales como el hierro, calcio, manganesio, potasio, etc. Como estos minerales son digeridos con la presencia del ácido cítrico, se asegura su absorción.
* El ácido cítrico descompone el ácido láctico en nuestra sangre y tejidos.

Otros componentes del umeboshi

Los distintos ácidos que se encuentran en el umeboshi ayudan a:
* estimular el funcionamiento del higado. El umeboshi también ayuda a limpiar las químicas artificiales de nuestro organismo.
* acelerar el movimiento peristáltico de los intestinos; tiene un efecto antiséptico, y promueve la digestion de las proteinas.
* el ácido que se encuentra en la piel del umeboshi también tiene un efecto laxante.

Efectos fisiológicos generales del umeboshi

*
La prevención de la fatiga: La fatiga es amenudo un resultado de la acumulación de ácidos, que no son descompuestos lo suficientemente rápido para nuestro metabolismo. Nuestra sangre se vuelve ácida cuando consumimos alimentos muy yin o muy yang (tales como el azucar, harina refinada, y productos animales), también por la falta de oxígeno (por falta de movimiento o ejercicio). Para entender mejor yin y yang ver el siguiente archivo: yin y yang
Cuando la sangre se vuelve más ácida nos vuelve más susceptible a las enfermedades infecciosas, del higado, y enfermedades relacionadas con el envejecimiento. Tal como mencionamos con anterioridad el umeboshi ayuda a descomponer rápidamente el exceso de ácidos en el organismo.
*
La prenvención del envejecimiento: El envejecimiento es simplemente un proceso de oxidación. El umeboshi y el tamari tiene un efecto de anti-oxidación en la sangre.
*
La estimulación de la desintoxicación: El umeboshi suministra energia continuamente a las células activas tales como las células del riñon y el higado. De esta manera estos organos pueden hacer su función de desintoxicación a un nivel mucho más eficiente.
La combinación de estos tres rasgos fisiológicos del umeboshi sirven para rejuvenecer el cuerpo y aumentar la vitalidad.

¿Cómo utilizar el umeboshi?

Se puede tomar un umeboshi tal y como viene, o mezclarlo con agua caliente o té kukicha o bancha, o también se puede mezclar con el arroz integral y hacer bolas de arroz.

Se puede utilizar el umeboshi para:

* exceso de acidez en el estomago
* problemas intestinales
* cansancio
* después de consumir un alimento dañino tal como és el azucar.

La falta de apetito

La falta de apetito puede tener numerosas causas: problemas del estómago, higado, preocupación, calor, etc. El umeboshi estimulará la secreción normal de nuestros jugos gástricos. (Estos son remedios generales para el adulto, para niños es mejor preguntar).

Estreñimiento

Si sufres de estreñimiento tomar cada mañana una ciruela de umeboshi con té bancha o kukicha. Tomarlo inmediatamente al levantarse o con el desayuno.

Mal aliento

El mal aliento puede tener numerosas causas: problemas dentales, de las encias, problemas estomacales, fermentación intestinal, problemas de los pulmones, etc. Cualquier afección acompañada por un proceso de degeneración intensa resultará en un mal olor. El umeboshi tiene un efecto anti - putrificante.

Resaca

La resaca es resultado de intoxicación alcohólica y se puede manifestar como náusea, vómitos, dolores de cabeza, vértigo, etc. Remojar el umeboshi durante 5 minutos en agua caliente o en té kukicha o bancha, beber el liquido y comer la ciruela.

Mareos

Las mujeres embarazadas a menudo se antojan por productos ácidos tales como el limón o el pomelo. Este antojo puede incluso ser la primera señal de embarazo. Durante el embarazo la sangre tiene la tendencia de ser más ácida. Siguiendo sus antojos la mujer embarazada intuitívamente intenta alcalinizar su sangre. Sin embargo si se alimenta de productos que producen acidéz tales como el pan blanco, azúcar, carnes etc, su sangre permanecerá ácida, y empezará a experimentar náusea y vómitos. El vómito en las mañanas a menudo se considera como un síntoma obligatorio o normal del embarazo. No lo és, y es incluso dañino. Significa que la sangre de la mujer embarazada está continuamente ácida, y esto afectará varios de sus organos y estructuras, tales como el higado, huesos y dientes, y finalmente la producirá cansancio. Una buena manera de prevenir los mareos matinales es tomar una ciurela de umeboshi en cada comida, y equilibrar la dieta diaria.

Cuando se producen las ciruelas de umeboshi también se añaden hojas de color púrpura en los barriles, estas se conocen como hojas de shiso. Estas hojas son ricas en clorofila, vitamina A, B2, C, calcio, hierro y fósforo. También contienen un acido que ayuda a disolver el colesterol.

Puede también calmar el sistema nervioso, activar el sistema digestivo, usarse en casos de resfriados comunes, tos, etc.


(Fuente: Michio Kushi)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada