jueves, 26 de junio de 2014

Tu muerte, mi muerte.


Afrontar la muerte de otros es afrontar la nuestra propia y hacerlo supone varios retos, algunos propiamente biológicos, superar la inercia de la supervivencia, otros menos físicos como la inercia de la mente occidental, porque no es cierto que en otras culturas se hable de la muerte a escondidas, es en algunas partes de Occidente donde ocurre esto.

Cuando me di cuenta de que solo en una parte del mundo pasa esto, me tranquilicé y sentí una enorme curiosidad: ¿Y cómo lo hacen en la otra parte? y empecé a acercarme a la muerte poco a poco, respetando mi miedo, separándome cuando lo sentí necesario... en ese ir y venir transcurre mi vida desde entonces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario