domingo, 6 de julio de 2014

La culpa por la muerte del otro.




Niños en Hiroshima después de la bomba.


"No hicimos nada malo y aún así nuestros padres murieron" 


Robert Lifton, psiquiatra americano y escritor, conocido principalmente por sus estudios sobre las causas psicológicas y efectos de la guerra y de la violencia política y por su teoría de la reforma del pensamiento. De entre todos destaco los estudios sobre Hiroshima y Vietnam, en los que llegó a la conclusión de que el sentido de la desintegración personal que mucha gente experimenta después de presenciar la muerte y la destrucción a escala masiva en última instancia, podría dar lugar a una nueva capacidad de recuperación emocional, pero que sin el apoyo y el asesoramiento adecuado, la mayoría sobrevivientes permanecerían atrapado en sentimientos de irrealidad y la culpa.

Lifton vió como para los "huérfanos de la bomba atómica" resultaba dificil pensar que la muerte de sus padres no estaba relacionada con su propia malevolencia. Un niño le dijo:  "No hicimos nada malo y aún así nuestros padres murieron". 

La idea de ser de alguna forma responsables por la pérdida de o el daño a nuestros seres queridos influye poderosamente en nuestra vida mental (Melanie Klein).

Niño en Hiroshima.

 Así pues, en el trabajo del duelo, expresión usada por Freud, no solo va a ser importante nuestros pensamientos sobre la persona amada perdida, también lo que hacemos con ellos: cómo los organizamos, los alteramos, los repasamos. En este trabajo nuestros recuerdos y esperanzas han de ser sacados a la luz en todas las posibles formas que han sido registrados.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario