lunes, 7 de julio de 2014

Los secretos, la otra muerte.




"A menudo escuchamos en la práctica en sesión sobre el peso colocado encima de un niñx por una revelación, sobre alguno de los padres, que les han dicho que guarden para sí mismxs: una infidelidad, una inminente separación, un crimen. Tener que guardar el secreto puede hacerlos fieles al padre o madre en cuestión, pero la presión de mantener el secreto puede ser devastadora. Cuando se refieren a cuestiones de enfermedad o de muerte esta presion puede ser igual de aguda".

No hay comentarios:

Publicar un comentario