viernes, 11 de julio de 2014

Matar a los muertos.

En el funeral del actor de Monty Python, Graham Chapman, los dolientes se juntaron para escuchar el usual conjunto de discursos sobrios y dolorosos. Cuando le tocó el turno de hablar a John Cleese, comenzó con una apertura solemne y después describió a su amigo perdido como un gorrón entre otros insultos. La risa que siguió fue tan fuerte que fue difícil escuchar el resto del discurso. Cleese había dado voz a la furia latente por la inoportuna partida de Chapman para todos los que lo habían amado. 

Matar a los muertos es una forma de aflojar los lazos con ellos y situarlos en un espacio diferente, simbólico. Tal vez entonces se vuelva posible comenzar a forar nuevos lazos con los vivos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario