viernes, 23 de septiembre de 2011

Lo que cura es el vínculo.





Lo que cura es el vínculo. Esta máxima planteada por Yalom es una consigna que no ha perdido su vigencia. El vínculo, la relación... después vendrán las técnicas. Si priorizamos las técnicas dejamos de lado a la persona, si nos encontramos realmente con el hombre necesitado de ayuda, la técnica vendrá en el momento adecuado, no como la protagonista del encuentro.

Los psicólogos utilizamos todos nuestros argumentos para “desmitificar" la importancia de los tests; pero creemos que dicha “desmitificación” se produce sólo ocasionalmente. En el común de los casos, la persona espera el resultado del test con una ansiedad tal que nos recuerda a aquel que espera a que la vidente le lea su destino en las manos.

En nuestro trabajo debemos evitar que los tests se asemejen a las cartas del destino. El Prof. Frankl nos dice: “La vida no es un test de Rorschach sino un enigma. Y lo que yo llamo deseo de sentido va más allá de la simple aprehensión de una figura”.

El encuentro libera, el amor libera, el valor muestra un campo de posibilidades imprevistas para la persona. No curó el psicólogo, no curó la técnica. Lo que cura es la relación. El encuentro entre dos personas, una dispuesta a ayudar y la otra dispuesta a ser ayudada.

En este libro que he citado de Yalom, este autor relata la siguiente experiencia. Hizo un contrato con una paciente en el cual se estipuló que cada uno escribiría sus impresiones sobre las sesiones de terapia y luego se las entregarían a la secretaria en sobres cerrados. Después de varios meses, cada uno leía las notas del otro (se editó un libro con estas cartas).

Lo curioso e interesante es la discrepancia que existía entre las percepciones del terapeuta y las de la paciente. Habían comentado y valorado aspectos diversos. La paciente había pasado por alto las interpretaciones de Yalom y se había detenido en pequeños detalles personales, una mirada, un elogio, cuando le pidió su opinión sobre una película, etc.

De esta anécdota podemos concluir que la relación personal pacienteterapeuta, el encuentro existencial, es crucial para el proceso de cambio y de transformación del paciente. Es a través de este vínculo que el paciente tiene la oportunidad de vivenciar un “vínculo sano”, un modelo de relacionamiento que quizá no ha vivido en toda su vida.

Afirma Yalom: “La relación es la mercancía curativa, y como ya sabemos, la búsqueda del conocimiento profundo y las excavaciones del pasado son tareas interesantes, aventuras aparentemente provechosas en las que se mantiene distraída la atención del paciente y del terapeuta mientras, por otro lado, está germinando el verdadero agente del cambio, la relación”

Libros de Irvin Yalom

Mirar al sol, Yalom, Irvin d. ed planeta 2009
El día que Nietzsche lloro, Yalom, Irvin d. Emece edrs 2008
Mamá y el sentido de la vida, Yalom, Irvin d. Emece edrs 2008
Un año con Schopenhauer Yalom, Irvin d. ed planeta 2008
El don de la terapia, Yalom, Irvin d. Emece edrs 2007
Un año con Schopenhauer Yalom, Irvin d. Emece edrs 2007
Psicoterapia existencial y terapia de grupo Yalom, Irvin d. paidos mexicana (me) 2000
Terapia a dos voces Yalom, Irvin d. Emece edrs 2000
Verdugo del amor historias de psicoterapia Yalom, Irvin d. Emece edrs 2000
Desde el diván Yalom, Irvin d. Emece edrs 1999

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada