domingo, 11 de septiembre de 2011

Utopía



Nadie la frenó; nadie la asustó; nadie se impresionó y todos la dejaron hacer. Siempre preguntó mucho. Tuvo la suerte de que la gente que tenía cerca le contestaba como si ella fuera una persona adulta y aprendió mucho desde pequeña. Casi jugando con su primer lápiz empezó a inventar historias...Nadie la frenó; nadie la asustó; nadie se impresionó y todos la dejaron hacer.


Villafranca del Bierzo. Agosto 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario